sábado, 14 de julio de 2012

Retrato de mi padre (Salvador Dalí)

Una de las obras más destacadas de la primera exposición que Dalí hizo en las Galerías Dalmau de Barcelona en 1925 es este retrato de su padre. El pintor concentró en la expresión severa del rostro, especialmente en la mirada incisiva y penetrante, la fuerte personalidad de su padre, con quien mantenía una relación no demasiado cordial.


El dominio técnico que en aquel momento ya tenía Dalí se aprecia en los perfiles dibujados con nitidez, en el tratamiento de la luz y las sombras, y en la potencia expresiva de las tonalidades sobrias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada