viernes, 10 de agosto de 2012

Calvario con donante (El Bosco)

Esta obra de Jeroen Anthoniszoon van Aeken, más conocido como “El Bosco”, no es una representación al estilo tradicional de un Calvario, sino una composición votiva cuyo protagonista es el donante que arrodillado al pie de la cruz, espera con rostro angustiado su destino. San Pedro lo presenta ante Cristo crucificado, mientras al otro lado la Virgen y San Juan hablan entre sí como intercediendo a su favor. El rostro de aspecto cadavérico del hombre, junto con los huesos y la calavera desparramados por el suelo y la presencia de cuervos, hacen pensar en que el pintor quiso representar una versión original del juicio particular después de la muerte.


La independencia del Bosco se manifiesta en el planteamiento de la escena que prescinde de la simetría tradicional. Lo que le interesa y logra en este caso es una expresión de hondos sentimientos, en los que denominan la piedad y la esperanza. Tras las figuras queda la limpieza del aire sobre un anchuroso paisaje que se dilata hasta la silueta flamenca de la lejana ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada