viernes, 30 de noviembre de 2012

Retrato de dama con mantilla (Francisco de Goya)

 
Este retrato de una dama desconocida es una de las últimas obras de Goya en las que con más intensidad profundiza en los aspectos psicológicos del personaje que retrata. La mirada directa de sus profundos ojos sugiere a una mujer de fuerte carácter y aire majestuoso, y se convierte en el centro de atención del cuadro. Algunos autores quieren ver en ella a Leocadia Zorrilla Weis, ama de llaves y compañera del pintor desde 1814, algo poco probable, ya que cuando falleció Goya tendría unos 39 años, y la imagen de este cuadro representa a una mujer de más edad. Su porte altivo queda perfectamente recogido en sus negros ojos, que miran directa y frontalmente al espectador con gesto cargado de fuerza y expresividad. El fondo oscuro y el vestido negro concentran aún más la atención en el rostro, destacando la pincelada rápida y empastada empleada por el pintor, tal y como se observa en las joyas y en las transparencias de la mantilla.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada