martes, 8 de enero de 2013

La Odalisca (François Boucher)


Boucher pinta este cuadro en 1743. En él se exhiben los encantos femeninos sin ningún tipo de pudor y sin necesidad de acompañarse de artificios narrativos. Las suaves y sensuales formas de la joven representan lo que son, sin necesidad de recurrir a temas mitológicos o asuntos bíblicos. La luz y los colores claros y tiernos se ponen al servicio de la exuberancia decorativa a la moda. Hay dos modelos que suelen repetirse en la pintura, de Boucher, uno estilizado, fino, elegante y otro más grueso y más vulgar, pero siempre dentro de una vulgaridad elegante. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada