viernes, 26 de abril de 2013

Paisaje con la caída de Ícaro (Pieter Brueguel el Viejo)



Pintura al óleo atribuida a Brueguel el Viejo, aunque con reservas desde que se examinó en profundidad en 1996; es probable que se trate de una versión de un original de Brueguel que se ha perdido. Se desconocía su existencia hasta que la adquirió el Museo de Bellas Artes de Bélgica en 1912. Es la única obra del pintor con temática mitológica y también el único óleo sobre lienzo, ya que el resto de su producción sobre lienzo son témperas.
En la mitología griega Ícaro consiguió volar con alas hechas de plumas pegadas con cera, pero se acercó tanto al sol en su vuelo que la cera se fundió y cayó al mar donde se ahogó. Sus piernas se pueden ver en el cuadro sobresaliendo del agua junto al barco más grande.


El labrados del arado, el pastor y el pescador aparecen citados en “Las Metamorfosis” de Ovidio, relato en el que se basa el cuadro, aunque la descripción que se hace en el mismo de estos personajes que “están asombrados y creen ver a los dioses aproximándose a través del éter” no parece corresponderse mucho con lo representado por el pintor. W. H. Auden en su poema “Musée des Beaux-Arts” sugiere que la pintura puede mostrar la indiferencia de la humanidad ante el sufrimiento, de tal manera que los hombres (labrador, pastor y pescador) siguen con sus quehaceres habituales antes la muerte de la figura mitológica (Ícaro).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada