miércoles, 23 de octubre de 2013

San Francisco de Asís (Francisco de Zurbarán)



Zurbarán pintó abundantes óleos de San Francisco, por la gran devoción que le tenía por llevar su mismo nombre. De las amplia variedad de representaciones del Santo, el artista elige en este caso una aparición milagrosa ya muerto al papa Nicolás V, que vio su cuerpo incorrupto de pie tras una reja, con las manos cruzadas sobre el pecho y los ojos abiertos como si estuviera vivo. Para que se sepa que el cuadro se refiere a este milagro, la muerte debe de ser patente, por lo que el cuerpo ofrece una evidente rigidez, acompañada de un rostro amarillento y con la piel tirante, lo que contrasta macabramente con la postura erguida como de “vivo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada