miércoles, 13 de noviembre de 2013

Milagro de San Miguel en el Monte Gárgano (Blasco de Grañén)


Blasco de Grañén recoge en este cuadro el milagro de San Miguel en el Monte Gárgano. Cuenta la leyenda que había un hombre, también de nombre Gárgano, dueño de varios rebaños de ovejas así como de algunos toros y bueyes, uno de los cuales se perdió un día. Al volver con sus animales a casa y darse cuenta de que faltaba recorrió toda la zona en su busca. Lo encontró en la entrada de una cueva, en la cumbre del monte e, iracundo contra el animal, le disparó una flecha envenenada que, al cambiar la dirección del viento, se dirigió hacia él clavándosele en un ojo. Cuando se dio cuenta al obispo de Siponte de este suceso, el prelado ordenó tres días de ayuno y rogativas, durante los cuales se le apareció el arcángel informándole de que él era el protector de aquella cueva existente en la cima del monte y como custodio del lugar en el que había decidido morar, había desviado la flecha. Finalmente, tanto el obispo como los habitantes de la ciudad acudieron en peregrinación hasta la cima postrándose al llegar a la cueva en señal de respeto hacia san Miguel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada