martes, 4 de noviembre de 2014

Retrato de María Luisa de Parma, Reina de España (Francisco de Goya)


Al igual que el anterior de su marido Carlos IV, este retrato de la reina María Luisa de Parma fue un encargo que los trabajadores de la Real Fábrica de Tabacos de Sevilla hacen a Goya con motivo de la primera visita que los recién coronados reyes hacen a la ciudad en 1789.
Se trata de sendas réplicas que Goya hizo de los retratos de los monarcas que pintó con ocasión de su subida al trono, y que se conservan en el Museo de Zaragoza. La reina se representa de pie ataviada con un elegante vestido de seda azul con bordados en oro, muy entallado en la cintura; sobre el pecho luce la cruz de la emperatriz María Teresa de Austria y en la mano porta un abanico cerrado. Va tocada con una llamativa escofieta, tocado de gasas y plumas a la moda francesa. El fondo está decorado con un cortinaje dispuesto en diagonal en tonos verdes, y sobre la mesa situada a la izquierda reposan la corona y el manto de armiño, símbolos de la realeza.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada