martes, 5 de enero de 2016

Duque de Orleans, Ferdinando Filippo (Jean Auguste Dominique Ingres)


Ingres adquirió un gran renombre como retratista, tanto en la corte italiana de Carolina Bonaparte como en Francia. Su éxito radicó en su técnica minuciosa a base de tomar innumerables dibujos preparatorio del modelo desnudo, para conseguir una exacta reproducción anatómica; después los vestía con detalle e iluminaba la escena con un perfecto equilibrio, además de utilizar unas gamas cromáticas muy brillantes. A todo ello hay que añadir las horas que el pintor se pasaba con el retratado, obligándole a cambiar de postura hasta que encontraba su pose perfecta. En este lienzo aparece Ferdinando Filippo, hijo del emperador francés Luis Felipe, que se había convertido en amigo y cliente de Ingres. Desgraciadamente, el heredero murió en un accidente en la calle, y será el mismo Ingres el encargado de decorar su capilla funeraria con varios santos en las vidrieras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada