miércoles, 13 de abril de 2016

Virgen con el Niño (Anónimo)


De la Iglesia de Santa María in Foris de Huesca se conserva en el Museo de la ciudad esta imagen de la Virgen con el Niño de principios del siglo XIII. La Virgen se presenta en posición sedente y frontal. Viste túnica ceñida a su cintura, con escote en caja, manto sobre sus hombros que por su lado derecho describe una gran curva hasta el regazo para quedar recogido en el lado izquierdo junto con la otra parte del manto, ocultando sus piernas. Por debajo del mismo asoman las punteras de los chapines que calza en sus pies. Su rostro es ovalado, con finas y arqueadas cejas, ojos almendrados, grandes pupilas y nariz recta; en sus labios esboza una leve sonrisa. Lleva el cabello rizado. Cubre su cabeza con velo y corona. Levanta su mano derecha, donde llevaría una bola del mundo, mientras con su izquierda sujeta al Niño en actitud de protección.
Jesús está sentado sobre la pierna izquierda de María también en posición frontal. Viste túnica y lleva los pies descalzos. Su rostro presenta las mismas características que las de la Virgen pero con un rictus más serio. Su cabello forma grandes rizos. Le falta la mano y el antebrazo izquierdo, y abre su mano derecha juntando sus dedos índice y corazón en actitud de bendecir.
Las dos figuras llevan sus vestiduras respectivas ajustadas al cuerpo, bajo las cuales se marca la anatomía de los mismos. Los paños dan sensación de ligereza formando pliegues paralelos o angulosos siguiendo la tendencia natural del plegado. En el tratamiento de las mismas queda marcado el volumen. En la imagen de la Virgen permanece muy marcada la pierna izquierda frente a la derecha apenas insinuada. Aunque ha perdido parte de su policromía, ésta destaca por la vivacidad del azul y el rojo.
El asiento o trono donde se halla sentada la Virgen presenta varias molduras y lleva una decoración pictórica a base de elementos vegetales cuadrilobulados encuadrados en puntos, ambos en negro, sobre bandas de color amarillo y rojo de distinta anchura; la zona de las molduras está pintada en azul. La parte posterior es plana (presentando un hueco en su interior) lo que indica que pudo estar adosada a la pared o formó parte de un retablo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada