miércoles, 24 de mayo de 2017

Rue Saint-Denis engalanada (Claude Monet)


En la celebración de la primera fiesta nacional francesa del 14 de julio París se engalanó y pobló de banderas, a la vez que parisinos y parisinas se echaban a la calle. Este despliegue festivo impresionó a Monet de tal manera que pinto dos cuadros sobre el tema. Este de la Rue Saint-Denis engalanada lo pintó directamente del natural, desde un balcón. El cuadro centra la atención en la profundidad de la calle y en la profusión de banderas que la decoran, además de trabajar el juego de luces y sombras en las fachadas de los edificios. La calle se encuentra totalmente tomada por las personas, realizadas con una pincelada rápida y vibrante que se corresponde con la ejecución de banderas y edificios. De esta manera el conjunto se transforma en un entramado cuya única motivación es el color.

domingo, 21 de mayo de 2017

Anunciación a la Virgen de su muerte y su Dormición (Maestro de Riglos)


En el Museo Nacional de Arte de Cataluña se expone este fragmento de la predela de un retablo atribuido al conocido como Maestro de Riglos, procedente de esta localidad oscense. En la primera de las dos escenas la Virgen aparece en su lecho leyendo y contemplando a San Miguel, quien le tiende una palma. En la segunda se repite la composición en diagonal con la figura de la Virgen acompañada de los apóstoles.

 

viernes, 12 de mayo de 2017

domingo, 7 de mayo de 2017

Malasaña y su hija (Eugenio Álvarez Dumont)


Representación de una escena heroica acaecida en Madrid el 2 de mayo de 1808, durante la defensa de la ciudad ante el ejército francés. Con gran dramatismo representa a Malasaña sobre el cadáver de su hija, luchando contra el soldado que la ha matado. El cuerpo de la joven se muestra en escorzo a los pies del caballo. En un segundo plano, un numeroso grupo de soldados franceses de caballería, parcialmente envueltos en nubes de polvo.
La composición está ejecutada con gran dominio técnico, impecable dibujo, uso de transparencias, pinceladas amplias y empastes vigorosos. La gama cromática es variada y contrastada, al igual que los juegos de luces y sombras.
Dumont obtuvo con esta obra la tercera medada de la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1887. (texto extraído de la cartela que figura junto al cuadro en el Museo de Bellas Artes de Zaragoza)