martes, 12 de febrero de 2013

Agar e Ismael en el desierto (François-Joseph Navez)


Navez pinta este cuadro durante su estancia en Roma en 1820. Vemos en la obra la influencia de los pintores italianos del quattrocento que se daba en un grupo de pintores alemanes residentes en Roma en esa época. La idea del amor fraternal se traduce estéticamente en la gracia de la línea depurada, la palidez de tonos y la atenuación del modelado. Navez tampoco descuida el realismo de la representación que le había inculcado su maestro que queda patente en los trajes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada