domingo, 9 de febrero de 2014

Tríptico del Descendimiento (Motos –Guadalajara-)




Procedente de la parroquial de la pequeña localidad de Motos en el Señorío de Molina se expone en el Museo Diocesano de Sigüenza este retablo, denominado “Tríptico del Descendimiento”, por ser ésta la representación central de las tres tablas que lo componen. Francisco Javier Ramos Gómez propone como posible autor a Bernabé de Andrade, del que se conoce que trabajó en algunas iglesias de localidades próximas como Checa o Embid. Se puede datar hacia la primera mitad del siglo XVI, entre 1540-1560.


En el panel central se representan el momento en que Jesús es bajado de la cruz. Apoyadas en los brazos de la cruz hay dos escaleras con José de Arimatea y Nicodemo sobre ellas quienes en compañía de un ayudante, que muy bien podría ser San Juan ya que no aparece en la parte inferior junto a la Virgen como suele ser habitual, proceden a bajar el cuerpo de Cristo.


En la parte inferior está representada la Virgen prácticamente desfallecida con las santas mujeres a su alrededor lo que supone una novedad, ya que las mismas no figuran en los Evangelios canónicos relacionadas con el Descendimiento sino con el hallazgo del sepulcro vació. Se completa la tabla con una serie de objetos situados a los pies de la Virgen que hacen referencia al martirio de Cristo, como son el martillo, las tenazas, los clavos y la corona de espinas. Se pueden entender como elementos que empujen al creyente a la oración y a la reflexión íntima sobre el sufrimiento de Cristo.


A la derecha del anterior se representa la Oración en el Huerto, donde los apóstoles Pedro, Juan y Santiago duermen recostados en la parte inferior mientras en la mitad superior aparece la figura de Jesús rezando de rodillas ante un ángel que le ofrece el cáliz de su cercano martirio.


La tercera tabla hace referencia a la Resurrección como triunfo de Cristo sobre la muerte, y en consonancia, de los cristianos sobre el pecado, por lo que cuando aparece representado este motivo hay que suponer que se realizó por motivos funerarios, en este caso tal vez como elemento decorativo de alguna capilla particular de la iglesia de Motos. Jesucristo aparece triunfal dentro de una mandorla de luz dorada, sobrevolando el sepulcro vestido con un paño de pureza y con una túnica arrebolada, sosteniendo en su mano izquierda la cruz-estandarte símbolo de su triunfo sobre la muerte y con una enorme cabeza de ángel bajo sus pies que le empuja hacia el cielo.


El sarcófago aparece cerrado para enfatizar el hecho milagroso de la resurrección. Tres soldados vestidos con atuendos de la época están a su alrededor, dos durmiendo y el tercero asombrado ante el hecho milagroso. Destacan dos aspectos en esta tabla, el primero el aparecer Cristo sobre un ángel que le empuja hacia los cielos, elemento propio de las representaciones de la Asunción de la Virgen e inadecuado para Jesús que no necesita ayuda externa para ascender a los cielos. El segundo la fusión entre la Resurrección y la Ascensión o Glorificación caracterizada por la figura de Cristo flotando encima del sepulcro, fusión que aparece en los Evangelios Apócrifos y que durante el siglo XVI se extenderá por España y por la Diócesis de Sigüenza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada