jueves, 23 de febrero de 2012

Frontal de altar de Aviá (Barcelona)

En el Museo de Arte de Cataluña se expone un magnífico frontal de altar románico procedente de la iglesia de Santa María de Aviá. Pintado al temple con aplicaciones de relieves formados por barnizados y estucados sobre una tabla de madera de álamo de 105 x 175 cms, está dedicado a la Virgen María y se divide en cinco espacios separados y encuadrados por marcos a base de una cinta de filigrana elaborada en relieve conseguido mediante estuco.  La calle central ocupa toda la altura del antipendio, mientras que las dos laterales, más anchas, se dividen verticalmente en otros dos espacios cada una con escenas de la vida de María.


La calle central la ocupa la imagen de la Virgen entronizada con el Niño sobre su regazo, bajo un arco trilobulado con dos ángeles en las esquinas superiores, uno saliendo de entre nubes, y el otro del marco lateral. María está sentada de frente y viste túnicas de colores rojo y azul con motivos florales, prendas con las que también aparece en el resto de escenas. El Niño, sentado en su regazo, está representado de costado mirando hacia el lado derecho, con la mano diestra realizando un gesto que parece de bendecir, aunque también se ha querido interpretar que podía llevar algún tipo de objeto, si bien en principio no se advierten restos del mismo.


En la parte superior del lado izquierdo aparecen dos escenas bajo arcos de medio punto divididas por una fina y estilizada columnilla. La primera representa la Anunciación a la Virgen por parte del arcángel San Gabriel. La Segunda es la Visitación de Isabel a su prima María, y el abrazo entre ambas.


A este mismo nivel, en el lado derecho, vemos la escena del nacimiento de Jesús. La Virgen está sentada con el Niño en la cuna cubierto con un lienzo y San José, también sentado, a su lado. Detrás de la cuna, las figuras del asno y del buey.


Volviendo al lado izquierdo, en la parte inferior, se representa la Epifanía, con las figuras de los tres reyes identificadas por otras tantas inscripciones en la parte alta: GASPAR, BALTASAR y MELCHIOR. Los tres van coronados y ostentan en alto, frente a ellos, sus ofrendas.


Por último, en la parte inferior derecha, observamos la escena de la presentación de Jesús en el templo. Aquí aparece Simeón devolviendo, tras su inspección, al Niño Jesús a su madre, que hace el gesto de recibirlo con los brazos. La escena se completa con la sacerdotisa Ana, a la derecha de la Virgen y con otro personaje no identificado a la izquierda de la escena que guarda las tres palomas.


El frontal se ha datado entre los años 1170 y 1200, y se considera obra del “Maestro de Aviá”, del que se sabe elaboró otro para la parroquial de San Sadurní de Rotger, actualmente en el Museo Episcopal de Vic. Su estilo se corresponde con una pintura algo más desarrollada que la estrictamente románica, relacionándose con el denominado estilo bizantino o italo-bizantino, caracterizado por la ausencia de hieratismo en algunas de las figuras y por la asimetría en las composiciones detalladas. Los colores predominantes son el rojo y el azul oscuro, con el verde y amarillo como secundarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario